• Razón: Falta de rutina (ejemplo: vacaciones)
    ¿Qué hacer?
    Evitar el cansancio extremo y ayudar al niño a relajarse antes de dormir. Recordar todo lo que hicimos en el día antes de dormir y contarle los planes para el otro día.
  • Razón: Cansancio extremo
    ¿Qué hacer?
    Acostar a tu hijo más temprano / necesita mejores siestas
  • Razón: Ambiente de sueño
    ¿Qué hacer?
    Averiguar si hay alguna luz fuerte o azul / blanca en el ambiente
  • Razón: Ansiedad (algún acontecimiento importante se acerca / cambios significativos en la familia como un divorcio)
    ¿Qué hacer?
    Charlar mucho + ejercicios de relajamiento al final del día

IMPORTANTE:
Si el terror nocturno sigue con mucha frecuencia y la razón es la ansiedad, recomiendo consultar al psicólogo.

El terror nocturno es normal en los primeros años de vida. Si ocurre esporádicamente, es parte del desarrollo, no hay de que preocuparse. Solo estar cerca del niño en el momento que ocurre, evitando que se lastime.

Si ocurre con mucha frecuencia y por un periodo de tiempo prolongado, recomiendo consultar al pediatra o neuropediatra.

Paula Roitman
Pedagoga especializada en el Aprendizaje del Sueño Infantil

What's your reaction?

Deja un comentario