No hay que tener prisa para que dejen la cuna, tu hijo tendrá toda su vida para dormir en una cama.

Si lo sacamos antes del tiempo, esto puede significar nuevos problemas de sueño y noches mal dormidas.

Si estás pensando en sacarlo de la cuna, recomiendo preguntarse antes:

👉¿Tiene más de 2 años y medio?
¿Por qué esto es importante? Porque la mayoría de los niños no logra controlar sus impulsos antes de los 2 años y medio. Están en aquella etapa en la cual aunque sepan que no pueden cruzar la calle o tocar el enchufe, lo hacen porque desean hacerlo. Si tu hijo entiende que puede salir de su cama a cualquier hora de la noche y le viene el deseo de caminar por la casa a las 4am, qué piensas que va a pasar?

👉¿Duerme bien?
Muchos padres piensan que la solución para los despertares nocturnos es cambiar al niño de una cuna a la cama, que seguramente se despierta porque no está cómodo. No hace mucho sentido que no estén cómodos. Al contrario, el límite físico de la cuna les genera mucha seguridad y los contiene (¡se mueven muchísimo mientas duermen!). Lo que suele pasar es que los despertares no desaparecen, los problemas de sueño siguen y los padres deciden consultarme. Lamentablemente es un poco más difícil y complejo eliminar estos despertares sin la cuna (¡aunque no sea imposible)!

👉¿Tu hijo te pidió para cambiar a una cama? ¿Parece realmente estar incómodo?
Si está muy grande y la cuna le queda chica o si te vino a pedir una cama de nene grande, este puede ser el momento de cambiarlo! Pero si no te está pidiendo, si todavía entra perfectamente en su cuna, recomiendo aguardar un poco más.

Paula Roitman
Pedagoga especializada en el Aprendizaje del Sueño Infantil

What's your reaction?

Deja un comentario