Tu bebé está creciendo! El tiempo pasa tan rápido, no?

Está en un momento de desarrollo súper rápido, cada día aprende una cosa nueva, entiende cada vez mejor todo lo que está pasando a su alrededor. Él tiene tanta cosa para probar, aprender, explorar, que no tiene tiempo para dormir.

Las principales características de esta regresión, que suele pasar entre los 11 y 13 meses, son la resistencia a la hora de dormir, tanto en las siestas como en la noche y despertares nocturnos con llanto o gritos😭.

Qué hacer?

1️⃣Mantener la rutina. Con tanta resistencia, muchos padres se preguntan si llegó la hora de cambiar la rutina de 2 siestas a 1. A esta edad la mayoría de los niños todavía necesita 2 siestas. Entonces mi recomendación es seguir poniendo a tu hijo para dormir en los horarios que estaba acostumbrado a dormir.

2️⃣Límites y reglas claras, Tu hijo está muy ocupado explorando el mundo, no quiere dormir, pero todavía es chico para saber la importancia del sueño para su desarrollo. Este es tu rol, dejarle claro que él necesita dormir y que esto no es negociable.

3️⃣Rutina clara. Ayuda a tu hijo a prepararse para la hora de dormir. No le interrumpa en una actividad para ir a dormir. Prepara su rutina de forma que él entienda que después de una actividad específica, es hora de dormir. Por ejemplo, almorzamos, vamos al cuarto, leemos un libro y vamos a dormir.

4️⃣Mucha paciencia y constancia. Es una etapa y ya va a pasar. Hay que tener paciencia, ser muy constante en las reglas, horarios y límites para ayudarlo a pasar por esta regresión de la mejor forma posible.

Paula Roitman
Pedagoga especializada en el Aprendizaje del Sueño Infantil

What's your reaction?

Deja un comentario