Es muy común que durante las primeras semanas de vida, el bebé se despierte varias veces por la noche o le cueste conciliar el sueño y por el día duerma sin interrupción. No te preocupes, poco a poco el bebé adoptará patrones de sueño donde establece la relación con el ciclo luz-oscuridad.

¿Qué podemos hacer para ayudarlo?

– Por el día llevamos su cunita al salón, para que se habitúe a la claridad. Por la noche la trasladamos al dormitorio, este debe estar oscuro.
– Durante el día, charlamos con el bebé, ponemos música, jugamos con él.
– Durante la noche, amamantamos en silencio, poca interacción.
– No lo dejamos dormir más que 3 horas seguidas durante el día.

Paula Roitman
Pedagoga especializada en el Aprendizaje del Sueño Infantil

What's your reaction?

Deja un comentario