DIFRENCIANDO EL DÍA Y LA NOCHE